Brasil tiene un ‘Río’ de tecnología