El riesgo oculto en el agua de Río de Janeiro