Personas que laboran en oficinas cerradas, más propensas a enfermarse