Un tema de inversión, no de ciencia ficción