Astronautas de Apolo, más expuestos a enfermedades cardíacas