La telefonía móvil se une a la fiebre de Pokémon Go