VR-MX: la startup que empezó por el final