Hillary Clinton le apuesta a la generación de los emojis