Residuos urbanos para generar energía: una alternativa verde