Según la ciencia, tu gato entiende de física