Komenko, el apoyo jurídico que los emprendedores buscaban