Estudio abre debate sobre interés de regímenes bajos en grasas