Dos pruebas contundentes de la aceleración del calentamiento global