El regreso silencioso de los móviles básicos