Además de químicos, también estás respirando bacterias