A pesar de la radiación, regresaron a Chernóbil