Los romanos de la antigua Pompeya no necesitaban dentistas