En la cancha, la física ‘juega’ a favor de Steph Curry