Un ‘dragón’ llegó a la Estación Espacial Internacional