Una patrulla de palomas vigila la calidad del aire en Londres