De Fiyi a Estados Unidos, el mundo apagará luces por el planeta