El ‘primo’ mexicano del rover Curiosity