Confirman la predicción más increíble de Einstein