Un nuevo catalizador transforma el CO2 en combustible