Detectar el cáncer será tan fácil como ponerse un guante