Así funciona el primer algoritmo con sentido del humor