Carbono, ¿el nuevo silicio?