Otzi, el hombre de hielo, estaba enfermo del estómago