Dos nuevos satélites se unen a la competencia contra el GPS