Una nueva partícula podría ampliar el panorama de la física