Así se vive la alerta roja en Pekín