Londres alberga las selfies más tristes del mundo