¿Ves mucha televisión? Podrías perder capacidad cognitiva