¿Podemos prevenir una nueva extinción masiva?