Los robots están aprendiendo a decir “no”