Google lleva ‘la fuerza’ a tus aplicaciones