La clave para el éxito de un emprendimiento social es compartir tus experiencias con otras emprendedores porque eso ahorra tiempo en la curva de aprendizaje, coincidieron tres ganadores del premio CEMEX-Tec en el segundo días de actividades de INCmty.

Daniel Serrano, de INSADE (Interculturalidad, Salud y Derechos, A.C.),  dijo que recibir entrenamiento sin costo eso una de las cosas más útiles que pueden ocurrir, nunca debemos menospreciar  a las personas que están iniciando: “Compartamos experiencias, quitémonos eso de que lo van a robar, podemos evitarlo registrando marcas y procesos. Dejemos el elitismo y salgamos de nuestra zona de confort”.

También debemos tener una buena actitud para aprender, la colaboración y cooperación nos permite aprender de nuestros errores, por eso buscar mentores hace más sencilla la experiencia de aprender, dijo José Ezequiel Mojica, de Apoyo a Gente Emprendedora, un proyecto de educación para emprendedores rurales en San Miguel Allende.

Por su parte la nutrióloga Elvia Domínguez, de Mexicanos con Salud, dijo que el compromiso social es algo que que vas desarrollando desde pequeño “En mi caso yo quería ayudar a la gente y por eso estudié nutrición, el emprendimiento social es la mejor forma de aumentar la calidad de vida de las personas”.

Sobre los indicadores para medir la efectividad de los proyectos, los tres jóvenes empresarios, ganadores del premio CEMEX-Tec en la categoría emprendedores sociales en 2014, dijeron que para realizar una mejor medición hay que saber cuáles son las necesidades de los beneficiarios: “El indicador más importante es la gente”.

En febrero se lanzará la siguiente convocatoria del premio CEMEX-Tec, el reconocimiento anual para los proyecto de alto impacto en desarrollo sostenible que promuevan el crecimiento económico a través del involucramiento de las comunidades en tres categorías: transformando comunidades, innovación en la construcción y emprendedores sociales.