El café puede salvarte de diabetes, Parkinson o un suicidio