Una dieta baja en grasas no garantiza perder peso: estudio