California prepara ‘trago amargo’ de aguas residuales