Un análisis sanguíneo mide tu riesgo de sufrir un infarto