La primera ciudad para coches autónomos es una realidad