Japón abre laboratorio para estudiar los virus más letales