Científicos podrían obtener datos del origen de la vida