Soylent 2.0, propuesta para evitar desperdicio de comida