La cuarta dimensión llega a los consultorios de cardiología