Luz, la energía más prodigiosa del universo