20 años del observatorio de rayos X Chandra en imágenes
NASA/CXC

El 23 de Julio de 1999, el transbordador Columbia despegó desde el Centro Espacial John F. Kennedy (CEK) con el objetivo de colocar un nuevo satélite artificial en órbita: el observatorio de rayos X Chandra (CXC).

Hoy, este dispositivo de la agencia espacial estadounidense, la NASA, cumple 20 años observando rayos X en el espacio emitidos por todo tipo de objetos, desde estrellas de neutrones hasta agujeros negros, y ayudando a nuestra especie a comprender mejor lo que ocurre fuera de nuestro planeta. 

El CXC es uno de los Grandes Observatorios de la NASA (junto con el Telescopio Espacial Hubble, el Telescopio Espacial Spitzer y el Observatorio Compton de Rayos Gamma), y tiene la visión más nítida de todos los telescopios de rayos X construidos hasta ahora. 

Así, su importancia recae en que permite a los expertos observar algo que es invisible para el ojo humano: las ondas electromagnéticas. Aquello que Chandra logra capturar y que resulta relevante para los científicos, es posteriormente superpuesto a imágenes con luz visible, tanto para facilitar su estudio, como para lograr increíbles fotografías que compartir con el mundo.

Estas son algunas de las más relevantes:

Cúmulo Bala (1E 0657-56)

NASA/CXC

Tomada en 2004, ésta es una de las imágenes más famosas del CXC, pues proporcionó a los científicos pruebas de la existencia de materia oscura, una misteriosa masa que parece superar con creces la cantidad de materia habitual presente en el universo y que da la impresión de no interactuar con la materia normal. 

Este cúmulo es resultado de dos grandes cúmulos de galaxias que chocaron entre sí. Puedes ver la luz visible de las galaxias en blanco y naranja. Los rayos X que hay en el centro de la fotografía se muestran en rosa y fueron emitidos por la materia normal en el centro.

Pero el hallazgo más impactante para los astrónomos fueron las partes azules. El azul muestra donde se encuentra la mayor parte de la masa del cúmulo, basándose en el principio de lente gravitacional, donde los objetos pesados ​​deforman la luz de las estrellas y galaxias que brillan por detrás de ellos. 

Básicamente, la imagen muestra que la mayoría de los componentes presentes no están donde está la materia normal (rosa), sino donde está la azul. Los expertos piensan que cuando los dos cúmulos chocaron, la materia oscura siguió moviéndose sin interactuar, mientras que gran parte de la materia normal hizo disminuir la velocidad de la colisión y permaneció en el centro. 

Nebulosa del Cangrejo

NASA/CXC

La Nebulosa del Cangrejo es de los objetos más estudiados del espacio y es el resultado de una supernova que los astrónomos observaron en 1054. Los rizos de la región exterior son la luz óptica e infrarroja emitida por electrones de baja energía. 

La contribución de Chandra es la parte rosa que brilla desde el centro, los electrones de mayor energía. Esta región representa una estrella de neutrones, los restos de una estrella colapsada hecha de materia increíblemente densa.

La Nebulosa del Cangrejo ha permitido revelar una serie de importantes descubrimientos científicos. Ayudó a refinar la comprensión de las supernovas y de las estrellas de neutrones, liberó la radiación de mayor energía que jamás hayamos observado y permite a los astrónomos medir la corona solar y otros objetos celestes cuando pasan frente a ella.

Sagittarius A*

NASA/CXC

Las observaciones de rayos X del CXC han generado toneladas de datos de Sagitario A*, el agujero negro que se encuentra en el centro de nuestra galaxia. En esta imagen, los colores representan las diferentes energías de los rayos X, donde el máximo es el color azul. Sagittarius A* está en el centro de la parte más brillante del área roja.

La captura no muestra al agujero negro en sí, sino la región de gas caliente que hay alrededor del mismo. Los científicos a cargo de Chandra miden ocasionalmente destellos de rayos X en la región, pues piensan que son el resultado de la materia que se ‘come’ el agujero negro o de la reconfiguración de los campos magnéticos de la región.

SN 1987A

NASA/CXC

Hace 32 años vimos un nuevo flash en el cielo, proveniente de nuestra galaxia vecina, la Gran Nube de Magallanes. Los telescopios de todo el mundo, incluido Chandra, pudieron observar la supernova y desde entonces no dejan de mirarla, registrando cómo cambia con el tiempo. Este fue el primer ejemplo de la “astronomía multimensajero”, ya que los astrónomos midieron tanto la radiación electromagnética como los neutrinos que emana esta explosión estelar.

Podemos ver las observaciones del CXC en azul. La imagen muestra la materia expulsada por la supernova, iluminada por una onda de choque. Hoy, los científicos creen que la onda expansiva ha dejado atrás el anillo de materia y continúa moviéndose aún más rápido, a medida que pasa por una región menos densa del espacio.

M87

NASA/CXC

A principios de este año, los observatorios de todo el mundo anunciaron que habían conseguido la primera imagen de la sombra de un agujero negro. El telescopio de rayos X Chandra lanzó una del M87 algo menos dramática, pero que ofrece muchas pistas sobre el comportamiento de este agujero negro.

Lo más importante es que en el recuadro se puede ver una línea brillante que sale desde la cruz. Se trata de un chorro de materia emitido por el agujero negro. Los científicos estudian los rayos X de esta galaxia para comprender mejor el entorno alrededor del M87, además de cómo y por qué se forman estos chorros.

Con motivo de los 20 años del observatorio de rayos X Chandra, la NASA compartió en redes sociales otras increíbles imágenes capturadas por este satélite artificial. Te compartimos algunas de ellas:

CON INFORMACIÓN DE GIZMODO 

Conoce más sobre los extraños agujeros negros en este reportaje.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre