¿Cómo sería vivir sin agua? Ciudad del Cabo adelanta ‘día cero’
Getty Images

Tras tres años de escasas lluvias y la peor sequía de este siglo, Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, adelantó su pronóstico del llamado ‘día cero’ del 21 de abril al 12 de abril. Esto quiere decir que en esa fecha, y por primera vez, los grifos de la segunda localidad más poblada de tal país (después de Johannesburgo) dejarían de suministrar agua ante la falta de reservas. ¿Qué sucedería entonces? ¿Cómo sería vivir sin agua?

Las autoridades sudafricanas adelantaron que en ese escenario la población, compuesta por más de cuatro millones de personas, tendría que acudir a uno de los 200 puntos de distribución del líquido vital que abriría a lo largo y ancho de la ciudad para recoger un máximo de 25 litros diarios. Para ponerte en perspectiva, de acuerdo con un reporte del Foro Económico Mundial, el consumo diario promedio de un mexicano es de 366 litros.

“Tenemos que ahorrar agua como si nuestra vida dependiera de ello, porque realmente depende de ello”, advirtió Helen Zille, jefa de gobierno provincial. Por lo pronto, nadie debe ducharse más de dos veces a la semana ni por más de dos minutos, agregó, al tiempo que recordó que el agua potable solo puede ser destinada a beber o cocinar.

El uso tanto del retrete como de la lavadora está restringido y, por supuesto, las actividades como lavar automóviles o regar jardines están estrictamente prohibidas. Si el ‘día cero’ llega, estas medidas serán aún más duras.

¿Realmente se puede vivir con 25 litros diarios de agua?

Resultado de imagen para water bottles

25 litros de agua equivalen a aproximadamente 16 botellas de un litro y medio, una cantidad que puede parecer no ser tan baja, sin embargo, imagínate hidratarte, cocinar, jalar la palanca del WC cada vez que vas al baño y ducharte con únicamente 16 de estas botellas. ¿Crees poder lograrlo?

Se calcula que un baño de 10 minutos o menos requiere de unos 50 a 100 litros de agua, mientras que uno de apenas dos minutos gasta 20, aproximadamente. Además, cada vez que utilizamos el retrete, este emplea unos siete a 10 litros de líquido para limpiarse.

Otras tareas que parecen ocupar de menos agua pueden requerir de hasta tres litros, como lavarse las manos, la cara o los dientes. A esto se suma la ingesta diaria de agua de una persona promedio que se encuentra entre uno y dos litros, más el líquido que se necesita para cocinar.

En total, considerando estas actividades, la mínima cantidad de agua que puede consumir un ser humano en un día es de unos 55 litros, haciendo a un lado quehaceres como lavar los platos o la ropa. Las consecuencias de contar con apenas 25 litros irían más allá de la comodidad, ya que se empezarían a presentarse problemas sanitarios y de salud.

Con matemáticas enfrentan falta de agua en México

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre