Nanotecnología para acabar con el cáncer
Houston Methodist Hospital

Por Andrea López y Dulce Pontaza

El Día Mundial contra el Cáncer, que se conmemora este 4 de febrero, es una fecha con la que la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC) buscan concientizar a la población mundial sobre la prevención y la detección temprana de esta enfermedad.

El cáncer se caracteriza por causar el crecimiento descontrolado de células malignas que invaden y destruyen los tejidos orgánicos, por lo que puede aparecer prácticamente en cualquier parte del cuerpo. Este mal es una de las primeras causas de muerte a nivel global, el cual cobra la vida de 8,8 millones de personas cada año según la OMS.

En México, el cáncer más frecuente entre las mujeres es el de mama, que afecta a 35 de cada 100,000; mientras que para los hombres el más común es el de próstata, que lo padecen 27 de cada 100,000 de acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Con el objetivo de reducir estas cifras, un equipo de expertos del Hospital Metodista de Houston, en Estados Unidos, dirigido por los doctores Mauro Ferrari y Haifa Shen, trabaja en reformular los tratamientos actuales contra el cáncer, comenzando por el de mama (triple negativo metastásico). ¿Cómo lograrlo? Con ayuda de la nanotecnología.

El Dr. Ferrari contó en entrevista con Tec Review, el motivo que lo llevó a desarrollar este proyecto contra el cáncer. “Mi esposa con la cual tenía una relación de 10 años y madre de mis primeros tres hijos fue diagnosticada con cáncer de mama y murió bastante rápido a la edad de 32 años”.

Los doctores le decían que con el tipo de cáncer de su esposa, las drogas para matar las células cancerosas estaban disponibles, pero no había manera de enviar los medicamentos al lugar correcto en el cuerpo sin matar al paciente. “Ese todavía es el problema con la quimioterapia. Pensé que era un problema que necesitaba ser resuelto con un equipo” dijo.

Otra razón que lo motivó fue la existencia de un programa para financiar tratamientos innovadores. “En el Departamento de Defensa, hay un programa único en la investigación del cáncer de mama que está muy centrado en la atención a los pacientes. Así que ése fue un lugar natural para que pudiéramos obtener nuestros fondos tempranos al empezar y ganar un premio de innovadores. Por eso hemos sido capaces de hacer un gran progreso”.

El proyecto comenzó con la creación de un fármaco capaz de eliminar las metástasis —reproducción o extensión de una enfermedad—, el cual fue probado con éxito en los pulmones de un grupo de ratones. La siguiente etapa consistió en utilizar la nanotecnología para permitir el paso secuencial de las barreras biológicas para transportar el agente al núcleo del cáncer, es decir, entregar el medicamento directamente a las células malignas.

“Debido a los propios mecanismos de defensa del organismo, la mayoría de los fármacos contra el cáncer son absorbidos por el tejido sano, causando efectos secundarios negativos”, explicó el  Hospital Metodista de Houston en un comunicado.

Este fármaco, es el primero en curar el cáncer metastásico en pulmones e hígado de forma unánime. “La razón por lo cual nosotros podemos hacer esto es porque tenemos la habilidad de tomar ventaja del paso secuencial de transportación en una forma correcta, para llegar a todas las metástasis en los pulmones y el hígado” aseguró el especialista.

Pero, ¿por qué usar nanotecnología?, ¿por qué es importante el tamaño nano en el cáncer? Se trata de una cuestión de lograr un  transporte de fármaco a la escala dimensional correcta, es decir, la nanoescala. Según el Dr. Ferrari: “cuando se inyecta a alguien una droga contra el cáncer, se necesita asegurar que la droga cruce todo tipo de barreras. Esas barreras que determinan dónde van las drogas están esencialmente compuestas de elementos en nanoescala. Así que si tienes un objeto de nanoescala, es más fácil navegar por esas barreras”.

Esta estrategia ya demostró ser efectiva para terminar con los tumores de los roedores sin afectar otros tejidos, así como para propiciar la supervivencia a largo plazo de la mitad de los animales de prueba.

“Esto puede sonar a ciencia ficción, como si hubiéramos penetrado y destruido la Estrella de la Muerte, pero lo que hemos descubierto es transformacional”, explicó el Doctor Ferrari. “Hemos inventado un método que libera las partículas de fármaco en el sitio del núcleo celular. Hemos sido capaces de hacer lo que los medicamentos estándar de la quimioterapia, las vacunas o la radiación no han podido”.

El proyecto comenzó en junio de 1992, “esencialmente ha sido el proyecto de mi vida profesional y científica” expresó el Dr. Ferrari.

El hallazgo se produce 20 años después de que Mauro Ferrari comenzó su trayectoria en la nanomedicina. El Doctor y Haifa Shen son coautores del artículo que describe la acción del generador de nanopartículas inyectables (INPG) publicado en el medio especializado Nature Biotechnology en marzo de 2016.

El Departamento de Defensa, el Instituto Nacional de Cáncer, la NASA, la Fundación Nacional de Ciencias, la Universidad de California en Berkeley, la Universidad de Ohio State, el Centro de Cáncer MD Anderson y la escuela de medicina de la Universidad de Texas y el Hospital Metodista de Houston fueron sólo algunos de los involucrados en este proyecto.

Los expertos del Hospital Metodista de Houston planean probar el tratamiento en seres humanos durante este año, tanto para combatir el cáncer de mamá como otros tipos de la misma enfermedad.

Ahora esperamos presentar una solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), para empezar las pruebas clínicas en humanos. Si todo va bien, lo cual jamás puede ser garantizado, esperamos comenzar las pruebas clínicas a finales de este año, quizá entre el 2017 y 2018” compartió el especialista.

Actualmente, el equipo de trabajo se encuentra enfocado en traer resultados al cáncer de mama; con relación a tratar con otros tipos de cáncer, el Dr. Ferrari dijo: “Independientemente de dónde surja la metástasis, por ejemplo, en los pulmones, ya sea que venga del cáncer de colon, cáncer de mama o cáncer de páncreas, todo es muy parecido. Así que tenemos grandes expectativas que esta terapia funcione también en contra de metástasis de otros sitios primarios”.

¿Te gustó esta información? Consigue más en nuestro boletín, ¡suscríbete!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre